sábado, 21 de mayo de 2016

LA IGLESIA, ¿HOSPITAL DE PECADORES O CLUB SOCIAL DE SANTOS?

ALGUIEN QUE VISITABA POR PIMERA VEZ AQUELLA IGLESIA, SE ACERCÓ AL PASTOR AL TERMINAR EL SERMÓN Y LE DIJO:
PASTOR, ESTOY BUSCANDO LA IGLESIA PERFECTA, ¿ME PUEDE DECIR DÓNDE ESTÁ PARA ASISTIR A ELLA?
A LO QUE EL PASTOR LE RESPONDIÓ:
NO TE ESFUERCES EN BUSCARLA, PORQUE SI LA HALLARAS, AL ENTRAR TÚ DEJARÍA DE SER PERFECTA.

ALGUNOS VAN RECORRIENDO IGLESIAS COMO LAS ABEJAS DE FLOR EN FLOR, PICOTEANDO DE AQUÍ Y DE ALLÁ. NO ENCUENTRAN EL SITIO PERFECTO, NINGUNA LES CUADRA, PORQUE EN TODAS VEN FALLAS. PERO ES QUE SE LES OLVIDA O DESCONOCEN, QUE LA IGLESIA PERFECTA NO EXISTE. PORQUE LA IGLESIA LA COMPONEMOS PERSONAS Y COMO HUMANOS QUE SOMOS, ESTAMOS LLENOS DE DEFECTOS Y ERRORES. NO SOMOS PERFECTOS AÚN, ESTAMOS EN PROCESO DE SANTIFICACIÓN TODAVÍA.

SOLO CRISTO, QUE ES LA CABEZA DE LA IGLESIA, ES PERFECTO. NOSOTROS SOMOS OVEJAS QUE NECESITAN LA GUÍA DEL PASTOR. SI FUESEMOS PERFECTOS, ¿QUÉ FALTA NOS HARÍA CRISTO? NO NECESITARÍAMOS DE NADIE, PERO PRECISAMENTE PORQUE NO LO SOMOS, ES QUE ESTAMOS BAJO SU GUÍA Y PROTECCIÓN.

QUIÉN MÁS SABE RECONOCER SUS PECADOS Y SUS ERRORES, ES QUIÉN SABE REALMENTE LO QUE ES SER IGLESIA DE CRISTO.

CUANDO OLVIDAMOS QUIENES SOMOS, ES CUANDO PODEMOS CAER EN EL ERROR DE VER EN LA IGLESIA, UN CLUB PARA SANTOS Y ENTONCES PERDEMOS DE VISTA EL VERDADERO SENTIDO PARA EL QUE FUIMOS LLAMADOS.

PERO QUIENES ACUDEN A ELLA, VIENDO UN HOSPITAL PARA PECADORES, SON LOS QUE DEJAN QUE DIOS LES SANE Y PUEDEN CORREGIR SUS ERRORES, PORQUE QUIÉN SE CREE PERFECTO, ¿CÓMO PODRÁ SER USADO POR EL ESPÍRITU SANTO?

NINGUNO ES MÁS NI MENOS QUE OTRO. TODOS FORMAMOS PARTE DEL CUERPO DE CRISTO.

(Romanos 12:3)
Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno.

Lucas 18
Parábola del fariseo y el publicano

9A unos que confiaban en sí mismos como justos, y menospreciaban a los otros, dijo también esta parábola:
10Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro publicano.
11El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano;
12ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano.
13Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador.
14Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido.


PONTE EN LAS MANOS DE DIOS Y DEJA QUE ÉL TE GUÍE AL LUGAR DONDE QUIERA COLOCARTE. Y DÓNDE SEA QUE TE PONGA, GLORIFICA SU NOMBRE EN OBEDIENCIA, COMO MIEMBRO DE LA IGLESIA DE CRISTO.
SOMOS LA LUZ DEL MUNDO, BRILLEMOS DONDEQUIERA QUE ESTEMOS Y LLEVEMOS LA LUZ DE CRISTO A QUIENES VIVEN EN TINIEBLAS.


MAYTE CARBONELL
21-5-2016



No hay comentarios:

Publicar un comentario